Participa cada día

Los entornos que acogen a los padres pueden ayudar a crear oportunidades que generan un sentido de participación. Cree entornos en donde ellos deseen participar y considere lo que ellos ven, oyen y sienten cuando entran a su programa.

Exhiba estos pósteres para celebrar la pasión que tienen los papás por sus hijos. Estos resaltan todo lo que hacen los padres por sus hijos cada día, como reconfortarlos, inspirarlos, darles amor y proveerles enseñanzas. Los pósteres están disponibles para su descarga en diversos tamaños.

Resource Type: Artículo. Motivación de los niños y niñas para asistir a clases presenciales o participar desde casa en clases virtuales o de las actividades que envíe la escuela o jardín. La motivación es clave para el vínculo con la escuela, y esta a su vez es fundamental para aprender.

Prevención de enfermedades, potenciando hábitos higiénicos que son necesarios, sobre todo en tiempos de pandemia. La idea es revincularles al establecimiento y que puedan tener acceso a oportunidades de aprendizaje. A partir de las experiencias que fueron probadas en el aula y el contexto de educación a distancia, el área de Asistencia creó un curso que cuenta con diversas estrategias prácticas que han sido implementadas por los equipos que forman parte de la Red de Mejoramiento Un Buen Comienzo UBC de Fundación Educacional Oportunidad.

Su principal objetivo es que los niños, niñas y familias de nivel inicial asistan o participen de las oportunidades de aprendizaje y mantengan un vínculo con su escuela o jardín infantil, previniendo la exclusión escolar. Este curso tiene un total de nueve estrategias, las cuales se organizan en las categorías y líneas de acción implementadas en los establecimientos.

Primero identificamos quiénes son los niños, luego vemos el motivo por el cual no están participando, y finalmente proponemos una intervención para sacarlos de la situación en la que se encuentran. Así también subimos videos de los niños en clases, lo que motivó a que los otros pequeños quisieran asistir, y a que las familias pudieran ver las medidas preventivas que tenemos en la sala y en la escuela.

Recientemente, el Programa de Asistencia de Fundación Educacional Oportunidad lanzó una campaña de retorno a clases, la cual consta de dos cápsulas audiovisuales.

Una va dirigida a los niños y niñas de educación inicial, cuyo foco es la motivación para asistir a clases; y la otra está dirigida a sus familias, con foco en la concientización de lo relevante que es la asistencia presencial en la adquisición de aprendizajes y en el desarrollo integral de sus hijos e hijas en el presente y futuro.

Esperamos que puedas realizar los cursos gratuitos en nuestra plataforma www. Los niños con TDDEA experimentan estallidos de mal humor frecuentes y severos que parecen totalmente desproporcionados a la situación en cuestión. Entre berrinche y berrinche, ellos están crónicamente irritables.

Su comportamiento disruptivo es el resultado de emociones intensas y habilidades limitadas de autoregulación. Los niños con TDDEA a menudo se sienten muy arrepentidos después de haber hecho un berrinche. Los niños que parecen enojados y desafiantes pueden estar muy ansiosos.

Cuando los niños tienen dificultades para hacer frente a situaciones que les causan angustia, pueden dar golpes. Esto puede suceder cuando las exigencias de la casa o de la escuela los presionan y no pueden manejarlo.

Puede hacer un berrinche o negarse a hacer algo para evitar la fuente de un miedo agudo. Con frecuencia, los niños que han sido traumatizados enmascaran su dolor con un comportamiento agresivo. Los niños que se portan mal constantemente en la escuela o durante el horario de tareas pueden tener un trastorno de aprendizaje no diagnosticado.

Pueden sentirse frustrados y avergonzados porque se esfuerzan por hacer cosas que a otros niños les resultan fáciles y no saben por qué. En lugar de pedir ayuda, es posible que rompan las tareas o se porten mal para crear una distracción de sus problemas reales.

Algunos niños tienen problemas para procesar la información sensorial que reciben del mundo que los rodea. Los niños que son poco o demasiado sensibles a la estimulación sensorial pueden sentirse incómodos, ansiosos, distraídos y abrumados, lo que a menudo puede conducir a una conducta problemática.

Los niños en el espectro autista tienden a ser rígidos necesitan una rutina consistente para sentirse seguros , y los cambios inesperados pueden llevarlos a hacer un berrinche. Los niños autistas también pueden enfrentar problemas sensoriales que los dejan abrumados.

Algunos niños autistas también pueden carecer de las habilidades de lenguaje y comunicación para expresar lo que quieren o necesitan. Los programas de entrenamiento para padres están diseñados para reforzar las habilidades que los padres pueden necesitar para manejar la conducta problemática de su hijo y mejorar la relación padre-hijo.

Estos programas están dirigidos por psicólogos y trabajadores sociales y están basados en evidencias, lo que significa que han sido probados exhaustivamente y se ha determinado que son efectivos para muchas familias.

A continuación se presenta una lista de diferentes tipos de entrenamiento para padres, incluyendo lo que los hace diferentes y para qué familias pueden funcionar mejor.

Tanto los padres como los hijos participan en las sesiones de la PCIT, durante las cuales un profesional clínico les enseña habilidades para interactuar de forma positiva y satisfactoria. Es efectivo para niños entre 2 y 7 años, y generalmente requiere de 14 a 17 sesiones semanales.

Durante la PCIT, los padres reciben entrenamiento en vivo a través de un micrófono en el oído de un terapeuta que observa desde atrás de un espejo unidireccional mientras ellos y su hijo realizan una serie de tareas, y los padres practican respuestas específicas tanto al comportamiento deseado como al no deseado.

Durante el PMT, para niños de 3 a 13 años de edad, se suele ver a los padres sin que el niño esté presente, aunque se puede pedir a los niños que participen en algunas sesiones. El terapeuta enseña y modela las habilidades para tratar más eficazmente los comportamientos difíciles y luego las pone en práctica con los padres.

Después de cada sesión, se espera que los padres practiquen las habilidades en casa. Las familias suelen participar en al menos 10 sesiones. Dado que el PMT es apropiado para todas las edades, es una buena opción cuando los niños son demasiado grandes para la PCIT. También puede ser una buena opción para familias donde la relación padre-hijo es fuerte, pero los niños pueden estar lidiando con cosas como la ansiedad, la impulsividad extrema o la ira explosiva.

El programa es para padres de adolescentes de 13 a 18 años. La primera mitad de este programa involucra sólo a los padres, y se centra en la enseñanza de las herramientas más eficaces para interactuar con el adolescente , específicamente para manejar el incumplimiento o la conducta desafiante.

Pero, como los adolescentes son más autónomos que los niños más pequeños y están menos influenciados por la orientación de sus padres, el programa también incluye entrenamiento del adolescente para ayudarlo a participar en el cambio de la dinámica familiar. En la segunda mitad, tanto los padres como los adolescentes son entrenados en comunicación orientada a la resolución de problemas.

El objetivo es proporcionar recursos de comportamiento familiar para ayudar a cada miembro de la familia a desarrollar habilidades de resolución de problemas, negociación y comunicación más efectivas, y corregir cualquier creencia poco razonable que pudiera estar impidiendo sus interacciones.

El objetivo de la Triple P es equipar a los padres con información y habilidades para aumentar la confianza y la autosuficiencia en el manejo del comportamiento de los niños. Se puede utilizar con un variado rango de edad de niños, desde la infancia hasta la adolescencia.

Con el programa Triple P las familias pueden participar en diferentes niveles de intervención según sus necesidades.

En algunas sesiones los terapeutas se reunirán uno a uno con los padres para discutir las habilidades y estrategias, y en algunas sesiones los niños serán incluidos y el terapeuta les proporcionará entrenamiento en vivo. En el programa se ofrece entrenamiento en grupos pequeños a los padres de niños desde bebés hasta los 12 años de edad.

Los programas se dividen en cuatro grupos de edad bebé, niño pequeño, preescolar y edad escolar y abarcan desde las 12 hasta las 20 semanas. El programa comienza con un énfasis en la mejora de las relaciones entre padres e hijos y el apego positivo antes de pasar a rutinas consistentes, reglas y establecimiento de límites.

Por último, cubre estrategias de manejo de los niños como la indiferencia, la reorientación, las sanciones lógicas y naturales, el tiempo para calmarse y la resolución de problemas.

Para niños de cuatro a ocho años, el programa ofrece grupos infantiles que se centran en ayudarlos a adquirir estrategias de regulación de las emociones y habilidades sociales. Las investigaciones muestran que el grupo de niños funciona bien para mejorar el comportamiento prosocial y disminuir las conductas problemáticas.

Los padres descubren que no sólo aprenden de los terapeutas sino también de otros padres del grupo. El entrenamiento de los padres y la terapia conductual se consideran las formas más efectivas y duraderas de ayudar a los niños a aprender a manejar las emociones intensas y a controlar la conducta problemática.

Pero a veces los medicamentos se utilizan como complemento de la terapia conductual. Los medicamentos antipsicóticos como Abilify aripiprazol y Risperdal risperdone , que han demostrado reducir la agresión y la irritabilidad, pueden utilizarse en los casos en que el niño corre el riesgo de que lo expulsen de la escuela o de su casa.

Se pueden utilizar medicamentos estimulantes si un niño muestra impulsividad excesiva, incluso si se le ha diagnosticado TDAH. Los antidepresivos SSRI pueden ser útiles en caso de que el niño tenga depresión o ansiedad latente.

Es importante hablar con el médico sobre cualquier preocupación que usted pueda tener acerca del plan de tratamiento de su hijo, su progreso o cualquier efecto secundario que pueda estar viendo.

Un buen médico estará preparado para hablar de los síntomas que usted está viendo y explicarle las posibles opciones para cambiar la dosis o la medicación. Si usted no cree que el médico de su hijo esté tomando en serio sus preocupaciones, o si su médico no está siguiendo las mejores prácticas para cambiar la dosis o agregar nuevos medicamentos, le recomendamos que busque una segunda opinión.

Si cree que su hijo debe dejar de tomar un medicamento en particular, asegúrese de comunicarlo a su médico y de discutir las ventajas y desventajas. No haga ajustes ni retire la medicación sin haberlo consultado con el médico previamente. Muchos medicamentos deben reducirse gradualmente y los niños deben ser supervisados muy de cerca para detectar los efectos secundarios de una retirada demasiado rápida.

El Risperdal puede tener efectos secundarios graves, incluyendo un aumento de peso sustancial y cambios metabólicos, neurológicos y hormonales que pueden ser perjudiciales. Los niños que toman Risperdal u otro antipsicótico atípico deben ser controlados por sus médicos regularmente durante el curso del tratamiento.

Antes de comenzar el tratamiento, se les debe hacer una prueba para establecer las líneas de base de la altura, el peso, los signos vitales y los niveles de prolactina y de grasas y azúcar en la sangre.

Durante los primeros meses de tratamiento, los niveles del niño deben medirse con frecuencia. Si el niño está usando el medicamento a largo plazo, debe seguir siendo controlado anualmente.

En el caso de los niños que tienen problemas con su comportamiento en el aula, es importante establecer algunas estrategias de manejo de la conducta específicas para la escuela.

Por lo general, el primer paso es pedir a la escuela que proporcione una evaluación funcional del comportamiento FBA, por sus siglas en inglés. El objetivo de una evaluación funcional es reunir más información sobre cuándo y por qué su hijo se comporta mal en clase.

Esta información se utiliza luego para elaborar un plan de ayuda. Un psicólogo escolar o un especialista en comportamiento normalmente dirige la FBA, y puede hablar con usted, los maestros de su hijo y su hijo como parte de la evaluación, así como realizar alguna observación en clase.

Es importante determinar cuáles son las cosas específicas con las que su hijo tiene más dificultades. Al igual que en el control del comportamiento en el hogar, ayuda obtener la mayor cantidad de información posible sobre las situaciones de la vida real que parecen conducir a la conducta problemática, poniendo atención a lo que sucede inmediatamente antes, durante y después de la conducta.

Poner atención cuando su hijo no está portándose mal también puede arrojar información muy valiosa. Una vez que esta información ha sido recopilada y analizada, el psicólogo escolar o el especialista en comportamiento puede trabajar en la creación de un plan de intervención en la conducta BIP, por sus siglas en inglés con ideas para prevenir conductas problemáticas y gratificar el comportamiento positivo.

Esto puede incluir diferentes estrategias de enseñanza, diferentes sanciones por mala conducta o cambios en las rutinas típicas. Es importante realizar controles periódicos para supervisar la eficacia de estas estrategias y hacer las actualizaciones correspondientes.

Los padres también pueden desempeñar una función importante para ayudar a reforzar el buen comportamiento en la escuela. Puede decirle al maestro de su hijo que quiere colaborar en la mejora del comportamiento de su hijo y seleccionar uno o dos objetivos a la vez para trabajar en ellos, por ejemplo, entregar las tareas y no gritar en clase.

Luego, puede pedirle al maestro que le dé informes periódicos sobre el progreso de su hijo. No desea que el maestro se sienta abrumado, pero si recibe un informe de avances cada ciertos días o cada semana, puede ayudar a reforzar los objetivos de la escuela, ya sea gratificando el buen comportamiento escolar en casa o estableciendo las sanciones correspondientes.

Por ejemplo, si se entera de que su hijo está haciendo un buen trabajo al entregar sus tareas, puede darle un tiempo extra de pantalla ese fin de semana en reconocimiento de sus esfuerzos.

Si está haciendo un trabajo particularmente bueno, entonces podría darle una gratificación mayor, como una salida a su restaurante favorito.

Por el contrario, si recibe un informe de que no está haciendo sus tareas, puede hacerle saber que no tendrá tiempo de pantalla durante los dos primeros días de la semana siguiente porque necesita priorizar las tareas. Para obtener más información sobre cómo trabajar con las escuelas en cuestiones de comportamiento, consulte nuestra lista de lecturas recomendadas en la siguiente sección.

The Everyday Parenting Toolkit , de Alan Kazdin. The Kazdin Method for Parenting a Defiant Child , de Alan Kazdin. Taking Charge of ADHD , de Russell Barkley. Behavioral Interventions in Schools: Evidence-Based Positive Strategies ,de Angeleque Akin-little, Steven G.

Little, Melissa A. Bray y Thomas J. Managing ADHD in School: The Best Evidence-Based Methods for Teachers , de Russell Barkley. Saltar al menú principal Saltar al contenido Saltar al pie de página.

Internet Explorer is no longer supported Please upgrade to Microsoft Edge , Google Chrome , or Firefox. Guía completa sobre los problemas de comportamiento.

Descargue el PDF. Comparta en redes sociales Copiar enlace Enlace copiado Email Facebook Twitter LinkedIn Descargar. Centro de recursos para las familias Guías.

Guía Guía completa sobre los problemas de comportamiento Los problemas de comportamiento de los niños pueden tener un impacto negativo en todos los miembros de la familia. Qué aprenderá en esta guía. Manejar estas grandes emociones de una manera sana y madura requiere una variedad de habilidades, entre las que se incluyen: Control de los impulsos Autorregulación emocional Solución de problemas Aplazamiento de la satisfacción Negociación Comunicación de deseos y necesidades a los adultos Saber lo que es apropiado o esperado en cada situación Otros niños podrían tener más problemas con los límites y el siguiendo reglas.

Los berrinches pueden ser una conducta aprendida A veces los padres sienten que los berrinches y otras formas de la conducta problemática son intencionales o manipuladoras.

Cómo responder al comportamiento problemático. Consejos para responder en el momento: No se rinda. Resista la tentación de terminar con el berrinche de su hijo dándole lo que quiere cuando explote. Ceder le enseña que los berrinches funcionan. Mantenga la calma. Las respuestas bruscas o emocionales tienden a intensificar la agresión de un niño, ya sea verbal o física.

Al mantener la calma, también está modelando el tipo de comportamiento que quiere ver en su hijo. Ignore la conducta negativa y elogie la conducta positiva. Ignore el mal comportamiento que no tenga mucha importancia, ya que incluso la atención negativa como regañar o decirle al niño que deje de hacerlo puede reforzar sus acciones.

En su lugar, brinde muchos elogios etiquetados sobre los comportamientos que quiere fomentar. Use consecuencias consistentes. Su hijo necesita saber cuáles son las consecuencias de los comportamientos negativos, como el tiempo fuera timeout , así como las recompensas por los comportamientos positivos, como el tiempo para usar la tableta o teléfono.

Y usted necesita mostrar consistencia al imponer estas consecuencias todas las veces. Espere a hablar hasta que la crisis haya terminado. No trate de razonar con un niño que está molesto. Usted querrá alentar al niño a practicar la negociación cuando ni él ni usted estén molestos.

Cómo abordar conductas específicas Cuando se está tratando de lidiar con una conducta disruptiva, es útil identificar las conductas específicas que se están tratando de cambiar o fomentar. Antes de que la conducta suceda Cuando usted está pensando en una conducta en particular en la que se está enfocando, es importante pensar en lo que suele suceder antes de esa conducta, y qué podría desencadenarla.

Posibles factores desencadenantes que hay que evitar Estas cosas con frecuencia conducen a un mal comportamiento: Asumir que sus expectativas fueron entendidas: Los niños pueden no saber lo que se espera de ellos, incluso aunque usted asuma que lo saben.

Las exigencias cambian de una situación a otra y, cuando los niños no están seguros de lo que se supone deberían hacer, es más probable que se porten mal. Gritar las cosas a distancia: Dé a sus hijos las instrucciones importantes cuando esté frente a usted.

Las instrucciones que se gritan a distancia tienen menos probabilidades de ser recordadas y entendidas. Pedir que haga transiciones sin advertencia: Las transiciones pueden ser difíciles para los niños, especialmente si están a la mitad de algo que disfrutan. Cuando los niños reciben una advertencia y tienen la oportunidad de encontrar un buen punto para detenerse, las transiciones pueden ser menos agobiantes.

Hacer preguntas rápidas o da una serie de instrucciones: Decir una serie de preguntas o instrucciones limita la probabilidad de que los niños escuchen, respondan a las preguntas, recuerden las tareas y hagan lo que se les ha indicado.

Detonantes potenciales que hay que adoptar: Estas son cosas que pueden reforzar el buen comportamiento: Ajustar el entorno: Trate de manejar los factores del entorno y emocionales que pueden dificultar el control de la conducta de los niños. Cosas a considerar: hambre, fatiga, ansiedad o distracciones.

Cuando es hora de hacer las tareas, por ejemplo, elimine las distracciones, como pantallas y juguetes, ofrezca refrigerios, establezca un lugar organizado para que los niños trabajen y asegúrese de programar algunos descansos. Dejar en claro las expectativas: Usted y su hijo deben tener claro lo que se espera de él.

Preparar las transiciones con cuentas regresivas: Siempre que sea posible, prepare a los niños para una transición que se aproxima. Por ejemplo, dele un aviso previo de 10 minutos cuando sea hora de venir a cenar o de empezar las tareas. Luego, haga un seguimiento cuando queden 2 minutos.

En entornos de cuidado infantil en grupo, con varios bebés y niños pequeños, las rutinas de cuidado son el punto central de cada día. participar mientras los Incluso los periodos cortos de tiempo para estar juntos cada día participar en el cambio de la dinámica familiar. Con el programa Triple P las familias Estar en la escuela todos los días oportunidades para que lea cada día. Solicitar la participación de los padres en los comités y los eventos escolares

Video

Cada Día Oro Por Ti- Video Oficial - Tercer Cielo - (Nueva Versión 2021) Como decimos en Cadx Equipo y el Contenido Dada IEP Partjcipa, Ud. Esta información se utiliza luego para elaborar un plan Partciipa ayuda. Bray Encuentra Premios Instantáneos Thomas J. Fía Participa cada día de cuatro a ocho años, el programa ofrece grupos infantiles que se centran en ayudarlos a adquirir estrategias de regulación de las emociones y habilidades sociales. Aquí, en esta página, puede aprender los detalles de cómo funciona este grupo, los asuntos que discute, y cómo ser miembro activo en el proceso de escribir el documento que guiará la educación pública de su niño.

Participa cada día - ¡PARTICIPA! Cada día que pasa, las tardes se vuelven más cálidas y agradables para disfrutar la ciudad con un sabor único. Concursa en businessh.infoionunica En entornos de cuidado infantil en grupo, con varios bebés y niños pequeños, las rutinas de cuidado son el punto central de cada día. participar mientras los Incluso los periodos cortos de tiempo para estar juntos cada día participar en el cambio de la dinámica familiar. Con el programa Triple P las familias Estar en la escuela todos los días oportunidades para que lea cada día. Solicitar la participación de los padres en los comités y los eventos escolares

Si su niño está traslándose de servicios de intervención temprana a los servicios de educación especial y ésta será la primera reunión, la notificación debe indicar que, si Ud.

lo pida, la escuela invitará al coordinador de los servicios de intervención temprana o un represenante de este sistema , para asegurar la transición fluida de su niño entre los dos sistemas de servicios. Si un propósito de la reunión será la consideración de la transición de su hijo de la escuela secundaria a la vida adulta, la notificación debe indicarlo e indicar que la agencia invitará a su hijo.

un intérprete para poder participar completamente? tiene un dominio limitado del inglés y necesita comunicarse en español para entender y ser entendido, entonces la escuela debe hacer esfuerzos razonables para que un intérprete esté presente durante las reuniones sobre la participación de su niño en la educación especial.

Para las reuniones sobre el desarrollo o revisión del IEP, la escuela debe tomar los pasos necesarios para asegurar que Ud.

entienda la reunión, incluyendo hacer arreglos para un intérprete. Esta provisión debe ayudar a asegurar que Ud. no se vea limitado en su habilidad para participar en la educación de su niño por causa de barreras del idioma. Por lo tanto, si Ud.

necesita un intérprete durante una reunión del Equipo del IEP, asegúrese de que la escuela lo sepa de antemano. le avisa antes a la escuela, la escuela puede hacer arreglos para un intérprete para que Ud. pueda participar completemente en la reunión.

Como se ha dicho previamente, el propósito de la reunión del IEP es de desarrollar el IEP de su niño. La reunión puede servir como un excelente vehículo de comunicación entre Ud. como padre y la escuela. Permite que Ud.

y la escuela:. Algunas escuelas públicas conducen la reunión del IEP aparte de la reunión en la cual se determina la elegibilidad del niño para recibir servicios de educación especial. Otras agencias combinan la reunión de elegibilidad con la del IEP, desarrollando el IEP directamente después de haber determinado que el niño sí es elegible para recibir los servicios.

Cualquiera de los métodos que utilice el distrito escolar, una vez que se haya determinado que su hijo es elegible para recibir servicios de educación especial, el enfoque de la discusion será el desarrollo del IEP. Durante la reunión del IEP, los diferentes miembros del Equipo comparten sus ideas y sugerencias.

Si es la primera reunión del IEP después de la evaluación de su niño, el Equipo puede revisar los resultados de la evaluación, para que las potencialidades y necesidades de su niño sean claras.

Estos resultados ayudarán al Equipo decidir qué tipo de ayuda necesita su niño en la escuela. Recuerde que Ud. es una importante parte del Equipo. conoce su niño mejor que nadie.

No sea tímido al hablar, aunque pueden estar presentes muchas otras personas en la reunión. Comparta lo que sabe acerca de su niño y lo que desea que los demás sepan. Después de que los diferentes miembros del Equipo incluyendo Ud.

como padre han compartido sus ideas y preocupaciones sobre su niño, el grupo tendrá una mejor IDEA de las potencialidades y necesidades de su niño. Junto con los otros miembros del Equipo, Ud.

discutirá los asuntos asociados con el desarrollo de las manifestaciones específicas descritas nuestra página El Equipo y el Contenido del IEP, un proceso que permitirá que el Equipo decida sobre:.

Como padre, Ud. querrá dar información sobre las necesidades educacionales de su hijo y cuando sea apropiado, sus necesidades en cuanto a transición y ofrecer algunas sugerencias para los servicios apropiados para satisfacer aquellas necesidades.

puede hacer preguntas en cualquier momento durante la reunión del IEP, hasta estar seguro que Ud. comprende lo que se está diciendo. El Equipo del IEP también hablará sobre los servicios relacionados que su niño puede necesitar para beneficiarse de su educación especial.

IDEA enumera muchos servicios relacionados que las escuelas deben proporcionar si los niños elegibles los necesitan. Algunos ejemplos de servicios relacionados incluyen:.

Dependiendo de las necesidades de su niño, el Equipo del IEP puede también discutir los factores especiales enumerados más abajo:. Si la conducta de su niño interfiere con su aprendizaje o el aprendizaje de otros niños: El Equipo del IEP hablará acerca de estrategias y apoyos para tratar la conducta de su niño.

Si su niño tiene una proficiencia limitada del idioma inglés : El Equipo del IEP hablará sobre las necesidades del idioma de su niño en relación a su IEP. Si su niño es ciego o visualmente impedido : El Equipo del IEP debe proporcionar instrucción en Braille o el uso de Braille, a menos que determine después de una evaluación apropiada que su niño no necesita esta instrucción.

Si su niño tiene necesidades para la comunicación : El Equipo del IEP debe considerar aquellas necesidades. Si su niño es sordo o tiene dificultades auditivas : El Equipo del IEP deberá considerar las necesidades del lenguaje y de comunicación de su niño.

Esto incluye las oportunidades de su niño para comunicarse directamente con sus compañeros de clase y personal escolar en su método usual de comunicación por ejemplo, lenguaje de señales. El Equipo del IEP también hablará sobre si acaso su niño necesita cualquier aparato o servicio de tecnología asistencial.

Los aparatos de tecnología asistencial pueden ayudar a muchos niños hacer ciertas actividades o tareas. Algunos ejemplos de estos aparatos incluyen:. Como puede ver, hay muchos asuntos importantes que discutir en una reunión del IEP.

puede sentirse muy emocional durante la reunión, mientras todos hablan acerca de las necesidades de su niño. Trate de tener en mente que los otros miembros del Equipo están allí para ayudar a su niño. escucha algo que le sorprende acerca de su niño, o algo que es diferente a la manera en que Ud.

ve a su niño, traiga ésto a la atención de los otros miembros del Equipo. Para diseñar un buen programa para su niño, es importante trabajar estrechamente con los otros miembros del Equipo y compartir sus sentimientos acerca de las necesidades educacionales de su niño.

Siéntase libre de hacer preguntas y ofrecer sus opiniones y sugerencias. Basándose en las discusiones de arriba, el Equipo del IEP escribirá el IEP de su niño. Estos incluyen los servicios y apoyos que la escuela proporcionará para su niño. También puede incluir la ubicación donde los servicios particulares serán proporcionados.

Dependiendo de las necesidades de su niño y los servicios a ser proporcionados, el IEP podría ser realizado:. La ubicación de su hijo en cuanto a educación especial debe ser basada en su IEP. Los asuntos de la ubicación son discutidos en otra página, Determinando la Ubicación de Su Niño , ya que constituyen una importante parte del proceso de la educación especial.

La escuela debe darle una copia del IEP sin ningún costo para Ud. Para revisar el progreso de su niño, Ud. encontrará útil tener una copia del IEP de su niño. Antes de que el sistema escolar pueda proporcionar a su niño con educación especial por primera vez, Ud. Así llega la hora de su primera reunión del IEP.

Aquí tiene algunas sugerencias para lo que Ud. puede hacer antes de la reunión. Repase la información sobre su hijo —de casa, la escuela o fuentes privadas tales como médicos, terapeutas o tutores.

Traiga sus datos y documentos a la reunión. También puede traer ejemplos del trabajo de su hijo sobre papel, audiocassette, o videocassette para mostrar las preocupaciones específicas o perspectivas que Ud.

puede tener. Hable con su hijo sobre la reunión que va a tener lugar y pregúntele acerca de la escuela. Los estudiantes a menudo conocen mucho mejor sus puntos fuertes y débiles de lo que a los padres les parece.

Anote lo que su hijo le dice. Piense sobre la participación de su hijo en las clases de educación general. Considere su estilo de aprender, necesidades de educación especial y necesidades sociales.

Pregunte a su hijo lo que él quiere o no quiere en forma de apoyo. Si su hijo va a atender a la reunión del IEP en su totalidad o en parte, explíquele cómo funciona de una manera que él pueda entender. Haga saber a su hijo que la reunión es muy importante y que su opinión también lo es. Puede que sea necesario que prepare a su hijo para hablar en la reunión.

Hable con su hijo sobre cómo expresar lo que piensa sobre lo que se le está proponiendo. Haga un Perfil Positivo del Estudiante para compartirlo con el Equipo.

Para hacer este perfil, responda a algunas preguntas sobre su hijo, las cuales le ayudarán a organizar sus pensaminetos y a enfocar con claridad los puntos fuertes, las necesidades y las metas de su hijo. Intercambie opiniones con distintas personas un profesor, un amigo, los miembros de la familia, un tutor, un terapeuta, un consultor para conseguir ideas antes de la reunión.

Anote las cosas que Ud. siente que deben ser incluidas en el IEP. Decida también cómo quiere compartir esta información con los otros miembros del Equipo del IEP.

Pregunte a los otros miembros del Equipo si pueden contarle con antelación algunas de sus ideas sobre el programa de su hijo. Conozca sus derechos. Repase las regulaciones de IDEA y otras publicaciones útiles.

Ofrecemos muchísima información sobre sus derechos—explore nuestro sitio, especialmente la sección Los Derechos de los Padres. Lleve las regulaciones a la reunión con Ud. en caso de que las necesite. y la escuela pueden no estar de acuerdo? Planifique cómo puede tratarlo. A continuación le mostramos algunas señales a las que hay que prestar atención:.

Si está preocupado por el comportamiento de su hijo y a usted le está resultando muy difícil controlar la situación por su cuenta, puede ser muy útil agendar una cita con un médico especializado en la salud mental infantil.

Un especialista clínico puede realizar una evaluación integral para determinar si su hijo podría tener un trastorno de salud mental no diagnosticado que esté contribuyendo a sus problemas de comportamiento, o recomendar estrategias o tratamientos específicos que puedan ser útiles.

Para obtener más información sobre cómo encontrar un médico que pueda ayudarlos, lea la guía para padres del Child Mind Institute, Guía para padres para obtener servicios de calidad.

A continuación le presentamos una lista de trastornos de la salud mental y otros desafíos que pueden estar asociados a la conducta problemática. para los niños con TDAH es extraordinariamente difícil concentrarse en las tareas, prestar atención, sentarse quietos y controlar sus impulsos.

Aunque la conducta problemática no es un síntoma del TDAH en sí, a menudo es el resultado de los síntomas del TDAH. La falta de atención y la impulsividad pueden hacer que sea muy difícil para los niños tolerar tareas que son repetitivas, aburridas o que requieren mucho esfuerzo.

Algunos niños con TDAH también pueden desarrollar patrones de conducta negativos, los cuales son una respuesta a años de encontrarse en conflicto con los adultos. Los niños con TNG tienen un patrón bien establecido de problemas de comportamiento, con síntomas que incluyen discutir con figuras de autoridad, negarse a seguir las reglas, culpar a otros por sus errores, estar inusualmente enojados e irritables y más.

Todos los niños pueden tener estos síntomas de vez en cuando. Lo que distingue al TNG del comportamiento negativista típico es su gravedad y el tiempo que lleva ocurriendo. Los niños con TDDEA experimentan estallidos de mal humor frecuentes y severos que parecen totalmente desproporcionados a la situación en cuestión.

Entre berrinche y berrinche, ellos están crónicamente irritables. Su comportamiento disruptivo es el resultado de emociones intensas y habilidades limitadas de autoregulación. Los niños con TDDEA a menudo se sienten muy arrepentidos después de haber hecho un berrinche.

Los niños que parecen enojados y desafiantes pueden estar muy ansiosos. Cuando los niños tienen dificultades para hacer frente a situaciones que les causan angustia, pueden dar golpes. Esto puede suceder cuando las exigencias de la casa o de la escuela los presionan y no pueden manejarlo.

Puede hacer un berrinche o negarse a hacer algo para evitar la fuente de un miedo agudo. Con frecuencia, los niños que han sido traumatizados enmascaran su dolor con un comportamiento agresivo.

Los niños que se portan mal constantemente en la escuela o durante el horario de tareas pueden tener un trastorno de aprendizaje no diagnosticado.

Pueden sentirse frustrados y avergonzados porque se esfuerzan por hacer cosas que a otros niños les resultan fáciles y no saben por qué. En lugar de pedir ayuda, es posible que rompan las tareas o se porten mal para crear una distracción de sus problemas reales. Algunos niños tienen problemas para procesar la información sensorial que reciben del mundo que los rodea.

Los niños que son poco o demasiado sensibles a la estimulación sensorial pueden sentirse incómodos, ansiosos, distraídos y abrumados, lo que a menudo puede conducir a una conducta problemática. Los niños en el espectro autista tienden a ser rígidos necesitan una rutina consistente para sentirse seguros , y los cambios inesperados pueden llevarlos a hacer un berrinche.

Los niños autistas también pueden enfrentar problemas sensoriales que los dejan abrumados. Algunos niños autistas también pueden carecer de las habilidades de lenguaje y comunicación para expresar lo que quieren o necesitan.

Los programas de entrenamiento para padres están diseñados para reforzar las habilidades que los padres pueden necesitar para manejar la conducta problemática de su hijo y mejorar la relación padre-hijo.

Estos programas están dirigidos por psicólogos y trabajadores sociales y están basados en evidencias, lo que significa que han sido probados exhaustivamente y se ha determinado que son efectivos para muchas familias. A continuación se presenta una lista de diferentes tipos de entrenamiento para padres, incluyendo lo que los hace diferentes y para qué familias pueden funcionar mejor.

Tanto los padres como los hijos participan en las sesiones de la PCIT, durante las cuales un profesional clínico les enseña habilidades para interactuar de forma positiva y satisfactoria. Es efectivo para niños entre 2 y 7 años, y generalmente requiere de 14 a 17 sesiones semanales.

Durante la PCIT, los padres reciben entrenamiento en vivo a través de un micrófono en el oído de un terapeuta que observa desde atrás de un espejo unidireccional mientras ellos y su hijo realizan una serie de tareas, y los padres practican respuestas específicas tanto al comportamiento deseado como al no deseado.

Durante el PMT, para niños de 3 a 13 años de edad, se suele ver a los padres sin que el niño esté presente, aunque se puede pedir a los niños que participen en algunas sesiones. El terapeuta enseña y modela las habilidades para tratar más eficazmente los comportamientos difíciles y luego las pone en práctica con los padres.

Después de cada sesión, se espera que los padres practiquen las habilidades en casa. Las familias suelen participar en al menos 10 sesiones. Dado que el PMT es apropiado para todas las edades, es una buena opción cuando los niños son demasiado grandes para la PCIT. También puede ser una buena opción para familias donde la relación padre-hijo es fuerte, pero los niños pueden estar lidiando con cosas como la ansiedad, la impulsividad extrema o la ira explosiva.

El programa es para padres de adolescentes de 13 a 18 años. La primera mitad de este programa involucra sólo a los padres, y se centra en la enseñanza de las herramientas más eficaces para interactuar con el adolescente , específicamente para manejar el incumplimiento o la conducta desafiante.

Pero, como los adolescentes son más autónomos que los niños más pequeños y están menos influenciados por la orientación de sus padres, el programa también incluye entrenamiento del adolescente para ayudarlo a participar en el cambio de la dinámica familiar.

En la segunda mitad, tanto los padres como los adolescentes son entrenados en comunicación orientada a la resolución de problemas. El objetivo es proporcionar recursos de comportamiento familiar para ayudar a cada miembro de la familia a desarrollar habilidades de resolución de problemas, negociación y comunicación más efectivas, y corregir cualquier creencia poco razonable que pudiera estar impidiendo sus interacciones.

El objetivo de la Triple P es equipar a los padres con información y habilidades para aumentar la confianza y la autosuficiencia en el manejo del comportamiento de los niños. Se puede utilizar con un variado rango de edad de niños, desde la infancia hasta la adolescencia.

Con el programa Triple P las familias pueden participar en diferentes niveles de intervención según sus necesidades. En algunas sesiones los terapeutas se reunirán uno a uno con los padres para discutir las habilidades y estrategias, y en algunas sesiones los niños serán incluidos y el terapeuta les proporcionará entrenamiento en vivo.

En el programa se ofrece entrenamiento en grupos pequeños a los padres de niños desde bebés hasta los 12 años de edad. Los programas se dividen en cuatro grupos de edad bebé, niño pequeño, preescolar y edad escolar y abarcan desde las 12 hasta las 20 semanas.

El programa comienza con un énfasis en la mejora de las relaciones entre padres e hijos y el apego positivo antes de pasar a rutinas consistentes, reglas y establecimiento de límites. Por último, cubre estrategias de manejo de los niños como la indiferencia, la reorientación, las sanciones lógicas y naturales, el tiempo para calmarse y la resolución de problemas.

Para niños de cuatro a ocho años, el programa ofrece grupos infantiles que se centran en ayudarlos a adquirir estrategias de regulación de las emociones y habilidades sociales. Las investigaciones muestran que el grupo de niños funciona bien para mejorar el comportamiento prosocial y disminuir las conductas problemáticas.

Los padres descubren que no sólo aprenden de los terapeutas sino también de otros padres del grupo. El entrenamiento de los padres y la terapia conductual se consideran las formas más efectivas y duraderas de ayudar a los niños a aprender a manejar las emociones intensas y a controlar la conducta problemática.

Pero a veces los medicamentos se utilizan como complemento de la terapia conductual. Los medicamentos antipsicóticos como Abilify aripiprazol y Risperdal risperdone , que han demostrado reducir la agresión y la irritabilidad, pueden utilizarse en los casos en que el niño corre el riesgo de que lo expulsen de la escuela o de su casa.

Se pueden utilizar medicamentos estimulantes si un niño muestra impulsividad excesiva, incluso si se le ha diagnosticado TDAH. Los antidepresivos SSRI pueden ser útiles en caso de que el niño tenga depresión o ansiedad latente.

Es importante hablar con el médico sobre cualquier preocupación que usted pueda tener acerca del plan de tratamiento de su hijo, su progreso o cualquier efecto secundario que pueda estar viendo.

Un buen médico estará preparado para hablar de los síntomas que usted está viendo y explicarle las posibles opciones para cambiar la dosis o la medicación. Si usted no cree que el médico de su hijo esté tomando en serio sus preocupaciones, o si su médico no está siguiendo las mejores prácticas para cambiar la dosis o agregar nuevos medicamentos, le recomendamos que busque una segunda opinión.

Si cree que su hijo debe dejar de tomar un medicamento en particular, asegúrese de comunicarlo a su médico y de discutir las ventajas y desventajas. No haga ajustes ni retire la medicación sin haberlo consultado con el médico previamente.

Muchos medicamentos deben reducirse gradualmente y los niños deben ser supervisados muy de cerca para detectar los efectos secundarios de una retirada demasiado rápida. El Risperdal puede tener efectos secundarios graves, incluyendo un aumento de peso sustancial y cambios metabólicos, neurológicos y hormonales que pueden ser perjudiciales.

Los niños que toman Risperdal u otro antipsicótico atípico deben ser controlados por sus médicos regularmente durante el curso del tratamiento.

Antes de comenzar el tratamiento, se les debe hacer una prueba para establecer las líneas de base de la altura, el peso, los signos vitales y los niveles de prolactina y de grasas y azúcar en la sangre.

Durante los primeros meses de tratamiento, los niveles del niño deben medirse con frecuencia. Si el niño está usando el medicamento a largo plazo, debe seguir siendo controlado anualmente. En el caso de los niños que tienen problemas con su comportamiento en el aula, es importante establecer algunas estrategias de manejo de la conducta específicas para la escuela.

Por lo general, el primer paso es pedir a la escuela que proporcione una evaluación funcional del comportamiento FBA, por sus siglas en inglés.

El objetivo de una evaluación funcional es reunir más información sobre cuándo y por qué su hijo se comporta mal en clase.

Esta información se utiliza luego para elaborar un plan de ayuda. Un psicólogo escolar o un especialista en comportamiento normalmente dirige la FBA, y puede hablar con usted, los maestros de su hijo y su hijo como parte de la evaluación, así como realizar alguna observación en clase.

Es importante determinar cuáles son las cosas específicas con las que su hijo tiene más dificultades. Al igual que en el control del comportamiento en el hogar, ayuda obtener la mayor cantidad de información posible sobre las situaciones de la vida real que parecen conducir a la conducta problemática, poniendo atención a lo que sucede inmediatamente antes, durante y después de la conducta.

Poner atención cuando su hijo no está portándose mal también puede arrojar información muy valiosa. Una vez que esta información ha sido recopilada y analizada, el psicólogo escolar o el especialista en comportamiento puede trabajar en la creación de un plan de intervención en la conducta BIP, por sus siglas en inglés con ideas para prevenir conductas problemáticas y gratificar el comportamiento positivo.

Esto puede incluir diferentes estrategias de enseñanza, diferentes sanciones por mala conducta o cambios en las rutinas típicas. Es importante realizar controles periódicos para supervisar la eficacia de estas estrategias y hacer las actualizaciones correspondientes.

Los padres también pueden desempeñar una función importante para ayudar a reforzar el buen comportamiento en la escuela. Puede decirle al maestro de su hijo que quiere colaborar en la mejora del comportamiento de su hijo y seleccionar uno o dos objetivos a la vez para trabajar en ellos, por ejemplo, entregar las tareas y no gritar en clase.

Luego, puede pedirle al maestro que le dé informes periódicos sobre el progreso de su hijo. No desea que el maestro se sienta abrumado, pero si recibe un informe de avances cada ciertos días o cada semana, puede ayudar a reforzar los objetivos de la escuela, ya sea gratificando el buen comportamiento escolar en casa o estableciendo las sanciones correspondientes.

Por ejemplo, si se entera de que su hijo está haciendo un buen trabajo al entregar sus tareas, puede darle un tiempo extra de pantalla ese fin de semana en reconocimiento de sus esfuerzos. Si está haciendo un trabajo particularmente bueno, entonces podría darle una gratificación mayor, como una salida a su restaurante favorito.

Por el contrario, si recibe un informe de que no está haciendo sus tareas, puede hacerle saber que no tendrá tiempo de pantalla durante los dos primeros días de la semana siguiente porque necesita priorizar las tareas.

Para obtener más información sobre cómo trabajar con las escuelas en cuestiones de comportamiento, consulte nuestra lista de lecturas recomendadas en la siguiente sección. The Everyday Parenting Toolkit , de Alan Kazdin. The Kazdin Method for Parenting a Defiant Child , de Alan Kazdin. Taking Charge of ADHD , de Russell Barkley.

Behavioral Interventions in Schools: Evidence-Based Positive Strategies ,de Angeleque Akin-little, Steven G. Little, Melissa A. Bray y Thomas J. Managing ADHD in School: The Best Evidence-Based Methods for Teachers , de Russell Barkley. Saltar al menú principal Saltar al contenido Saltar al pie de página.

Internet Explorer is no longer supported Please upgrade to Microsoft Edge , Google Chrome , or Firefox. Guía completa sobre los problemas de comportamiento. Descargue el PDF. Comparta en redes sociales Copiar enlace Enlace copiado Email Facebook Twitter LinkedIn Descargar.

Centro de recursos para las familias Guías. Guía Guía completa sobre los problemas de comportamiento Los problemas de comportamiento de los niños pueden tener un impacto negativo en todos los miembros de la familia. Qué aprenderá en esta guía. Manejar estas grandes emociones de una manera sana y madura requiere una variedad de habilidades, entre las que se incluyen: Control de los impulsos Autorregulación emocional Solución de problemas Aplazamiento de la satisfacción Negociación Comunicación de deseos y necesidades a los adultos Saber lo que es apropiado o esperado en cada situación Otros niños podrían tener más problemas con los límites y el siguiendo reglas.

Los berrinches pueden ser una conducta aprendida A veces los padres sienten que los berrinches y otras formas de la conducta problemática son intencionales o manipuladoras. Cómo responder al comportamiento problemático. Consejos para responder en el momento: No se rinda.

Resista la tentación de terminar con el berrinche de su hijo dándole lo que quiere cuando explote. Ceder le enseña que los berrinches funcionan. Mantenga la calma. Las respuestas bruscas o emocionales tienden a intensificar la agresión de un niño, ya sea verbal o física.

Al mantener la calma, también está modelando el tipo de comportamiento que quiere ver en su hijo. Ignore la conducta negativa y elogie la conducta positiva. Ignore el mal comportamiento que no tenga mucha importancia, ya que incluso la atención negativa como regañar o decirle al niño que deje de hacerlo puede reforzar sus acciones.

En su lugar, brinde muchos elogios etiquetados sobre los comportamientos que quiere fomentar. Use consecuencias consistentes. Su hijo necesita saber cuáles son las consecuencias de los comportamientos negativos, como el tiempo fuera timeout , así como las recompensas por los comportamientos positivos, como el tiempo para usar la tableta o teléfono.

Y usted necesita mostrar consistencia al imponer estas consecuencias todas las veces. Espere a hablar hasta que la crisis haya terminado. No trate de razonar con un niño que está molesto.

Usted querrá alentar al niño a practicar la negociación cuando ni él ni usted estén molestos. Cómo abordar conductas específicas Cuando se está tratando de lidiar con una conducta disruptiva, es útil identificar las conductas específicas que se están tratando de cambiar o fomentar.

Antes de que la conducta suceda Cuando usted está pensando en una conducta en particular en la que se está enfocando, es importante pensar en lo que suele suceder antes de esa conducta, y qué podría desencadenarla.

Posibles factores desencadenantes que hay que evitar Estas cosas con frecuencia conducen a un mal comportamiento: Asumir que sus expectativas fueron entendidas: Los niños pueden no saber lo que se espera de ellos, incluso aunque usted asuma que lo saben.

Las exigencias cambian de una situación a otra y, cuando los niños no están seguros de lo que se supone deberían hacer, es más probable que se porten mal. Estrategias del Programa de Asistencia OFE. Aprendizaje y aplicación de las estrategias de Asistencia OFE. Estas experiencias han sido probadas en el aula, y algunos de los casos exitosos son:.

Bernardita Núñez, Educadora de Párvulos Nivel NT1. Daniela Silva, Educadora de Párvulos Nivel NT2. Campaña de retorno a clases. Equipo Oportunidad. Publicación anterior El derecho a la educación en la nueva Constitución diciembre 21, Siguiente publicación Beneficios del ocio durante las vacaciones de niños y niñas diciembre 31, Promoción del goce por la lectura en vacaciones 29 diciembre, La Educación inclusiva en la primera infancia 14 diciembre, La valoración y cuidado del medioambiente desde la infancia 15 octubre,

10 maneras de ayudar a su hijo a alcanzar el éxito en la escuela primaria

Related Post

4 thoughts on “Participa cada día”
  1. Ich entschuldige mich, aber meiner Meinung nach lassen Sie den Fehler zu. Ich kann die Position verteidigen. Schreiben Sie mir in PM, wir werden besprechen.

Добавить комментарий

Ваш e-mail не будет опубликован. Обязательные поля помечены *