Certámenes Triunfales

Arco y certamen de la poesía mexicana colonial Opciones de despliegue:. Objetos digitales asociados a este registro 1 :. Fue estudiado por: José Pascual Buxó.

Vinculado con: Arco y certamen de la poesía mexicana colonial Siglo XVII Arco y certamen de la poesía mexicana colonial Siglo XVII Breve relación de la plausible pompa y cordial regocijo con que se celebró la dedicación del templo del ínclito mártir San Felipe de Jesús, titular de las religiosas capuchinas, en la muy noble y leal Ciudad de México.

registro: Biblioteca Nacional de México G M Arcos triunfales, Certámenes poéticos, Diego de Ribera, Miguel de Perea Quintanilla, Siglo XVII.

Toggle navigation. Certámenes a la canonización de San Juan de la Cruz. Ficha de diccionario de Poesía novohispana. Presentación de Antonio Alatorre.

La Enciclopedia de la literatura en México no se hace responsable de los contenidos y puntos de vista vertidos en ella. Opciones de despliegue:. Objetos digitales asociados a este registro 1 :. Fue estudiado por: José Pascual Buxó. Vinculado con: Arco y certamen de la poesía mexicana colonial Siglo XVII Arco y certamen de la poesía mexicana colonial Siglo XVII Breve relación de la plausible pompa y cordial regocijo con que se celebró la dedicación del templo del ínclito mártir San Felipe de Jesús, titular de las religiosas capuchinas, en la muy noble y leal Ciudad de México.

registro: Biblioteca Nacional de México G M Universidad Nacional Autónoma de México, Biblioteca Central PQ P37 Universidad Nacional Autónoma de México, Biblioteca Rubén Bonifaz Nuño Instituto de Investigaciones Filológicas PQ P37 Universidad Nacional Autónoma de México, Biblioteca Samuel Ramos Facultad de Filosofía y Letras PQ P37 Universidad Veracruzana, Unidad de Servicios Bibliotecarios y de Información USBI Xalapa PQ A Arcos triunfales, Certámenes poéticos, Diego de Ribera, Miguel de Perea Quintanilla, Siglo XVII, Virreinato de la Nueva España.

Siglo XVII Nueva España.

Arcos triunfales, Certámenes poéticos, Diego de Ribera, Miguel de Perea Quintanilla, Siglo XVII, Virreinato de la Nueva España. Encabezamientos de materia triunfales o en los túmulos funerarios, se les comparaba con semidioses, héroes o dioses de la Antigüedad grecolatina. Si bien a los gobernantes se les Cuando me sentía rockstar jeje una de mis noches triunfales de cuando iba a los concursos de canto, como ya hace falta uno jeje #TeHubierasIdoAntes

Fiesta y sociedad en La Nueva Espana: certamenes poeticos durante el Reinado de Carlos II

Certámenes Triunfales - triunfales y vistosas cuadrillas) y otra faceta o burlesca (en la que participaron mas de cuatrocientos estudiantes), fuegos artificiales, procesiones y Arcos triunfales, Certámenes poéticos, Diego de Ribera, Miguel de Perea Quintanilla, Siglo XVII, Virreinato de la Nueva España. Encabezamientos de materia triunfales o en los túmulos funerarios, se les comparaba con semidioses, héroes o dioses de la Antigüedad grecolatina. Si bien a los gobernantes se les Cuando me sentía rockstar jeje una de mis noches triunfales de cuando iba a los concursos de canto, como ya hace falta uno jeje #TeHubierasIdoAntes

Maestro, y Dor. Fray Luys de Cifuntes Sotomayor Obispo de Mérida del Consejo de Su Magestad [ Alonso Fernández, Breve relación de las solemníssimas exequias que en la Santa Iglesia Metropoli-tana de el Arçobispado de México se hicieron en la translación, y entierro del venerable cuerpo de el Illustrissimo Señor D.

Feliciano de la Vega [ Señor D. Iuan de Palafox y Mendoza [ Durante el siglo xvii los miembros de los altos estamentos de la sociedad virreinal, compuestos por criollos ennoblecidos por medio de las lucrativas actividades económicas, como la minería, el comercio o la posesión de propiedades rurales, conformaban, junto con los altos funcionarios peninsulares, una clase privilegiada que giraba alrededor de las esferas de poder.

A su lado figuraban también los eclesiásticos reunidos alrededor del virrey; todos ellos conformaban un grupo exclusivo que integraba la corte virreinal. Al arribo de un nuevo gobernante, esta minoría excepcional se congregaba para organizar los festejos del nuevo virrey. Los intelectuales, necesitados siempre de la protección y el favor del nuevo poderoso, aceptaban gustosos participar en el homenaje que se rendiría al enviado del monarca español.

Para recibir al nuevo mandatario se erigían unas imponentes construcciones hechas de materiales perecederos, como madera, tela y cartón, que, comparando al poderoso con algún gran personaje de la Antigüedad clásica, exaltaban su gloria y su carácter casi divinizado.

Estas edificaciones constituyen lo que la posteridad conoce como arcos triunfales. Para comprender el simbolismo de estas construcciones es necesario adentrarse en la significación que implicaba el arribo del futuro mandatario.

Todos los estamentos de la sociedad celebraban, esperanzados, que el nuevo gobernante colmara de dones y bienes a sus nuevos súbditos. Es por ello que, a su paso, desde su arribo al puerto de Veracruz, el nuevo virrey tardaba casi dos meses en llegar a la ciudad de México.

Cada uno de los lugares que tocaba le rendía homenaje con celebraciones organizadas por las autoridades del lugar. Por ejemplo, cuando desembarcan los virreyes condes de Paredes, marqueses de la Laguna, en , el diarista Robles nos refiere que tardaron cerca de mes y medio en su viaje desde Veracruz a México.

Es en ocasión de la llegada de este virrey cuando las dos personalidades más sobresalientes de la cultura barroca, sor Juana Inés de la Cruz y Carlos de Sigüenza y Góngora son llamados por los cabildos eclesiástico y civil para erigir, en honor del nuevo gobernante, sendos arcos triunfales con los que la ciudad de México recibe a los condes de Paredes.

Octavio Paz describe el de sor Juana de la manera siguiente:. La descripción del ensayista mexicano se puede tomar como válida para la construcción de todos los arcos de triunfo.

Funcionaban por medio de emblemas: un título o inscripción generalmente en latín, una pintura alusiva al título o mote y un poema en castellano que desarrollaba el tema anunciado por la inscripción era representado en la pintura. Al personaje homenajeado se le comparaba con un dios, semidiós o rey de la Antigüedad clásica.

En este caso, sor Juana aprovecha el rango nobiliario del virrey como Marqués de la Laguna, para equiparar al gobernante con Neptuno, dios de las aguas, y para asentarlo con todo honor en la laguna sobre la que está erigida la ciudad de México.

Los conceptuales versos aluden a la elocuencia descriptiva que poseen las figuras plásticas para relatar los momentos sobresalientes de las hazañas del virrey.

El cabildo civil encarga a don Carlos de Sigüenza y Góngora el otro arco triunfal. Al elegir, con atrevida originalidad, como modelo a los monarcas mexicanos que gobernaron el imperio azteca, el escritor rompe con la tradición de representar al virrey en la ilusoria y erudita personificación de un personaje de la mitología clásica.

La actitud de Sigüenza es plenamente criolla: pretende ubicar al pasado prehispánico en un nivel de importancia histórica universal, al mismo tiempo que valorar la grandeza del México antiguo [véase Chang-Rodríguez ].

Al respecto señala Roberto Moreno de los Arcos al describir el argumento del arco:. En una especie de lección política al príncipe así llamaba al virrey para explicar todas las virtudes que debía poseer atribuye una a cada uno de los reyes del México antiguo.

Huitzilopochtli incluido por haber sido el guía de su pueblo, simbolizaba la necesidad que tienen los príncipes de principiar con Dios sus acciones [ Ahuizotl simbolizaba el don del buen consejo. Moctezuma Xocoyotzin era la benignidad. Cuitláhuac era la resolución. Cuauhtémoc significaba la constancia.

El texto de Sigüenza es tan complejo, elaborado y lleno de alusiones históricas y citas eruditas como el de sor Juana , lo cual confirma cómo ambos están insertos en el código expresivo de la época, el barroco literario. Al igual que en el Neptuno alegórico, el texto concluye con una explicación del arco en verso como final de fiesta.

Entra, que de presagios asistida La plebe humilde, el noble cortesano Medir quisieran con tu Augusta vida Quanto imperio te fía el Jove Hispano, Tu gloria desde aquí será aplaudida Del docto, del inculto, del villano, Del Claustro pío, del sagrado Clero, Mas si de todos es, á quien numero.

En estos versos se percibe el festivo y fiel recibimiento que los estamentos sociales ofrecen al virrey. De los arcos que se conservan hemos elegido los dos anteriores no sólo por ser representativos del género sino por ser sus autores, como ya lo mencionamos, las dos personalidades más relevantes del barroco novohispano.

Un raro escrito que se ciñe fielmente al tema de las fiestas y celebraciones barrocas es una curiosa descripción festiva en verso, realizada también en ocasión de la llegada del marqués de la Laguna.

Su carácter es singular dentro de los impresos conservados; a diferencia de otras relaciones en verso se inclina a lo popular; y el autor usa el verso octosílabo, propio de la poesía tradicional. Sin embargo, es, en realidad, un romance narrativo de los acontecimientos festivos celebrados en honor de los virreyes.

Entre las fiestas que relata se encuentra una corrida de toros, espectáculo muy gustado en los dominios hispánicos Rubial García, , pp. Corriéronse toros que á muchos amedrentavan, con ira atemorizavan, y estando picados de verse corridos bramavan.

El que á pie pretendía ossado aguardar el golpe al ver su furia estava cuitado, mas el toro le hazía ser, de encogido desgarrado. No menos interesante es la descripción, breve pero precisa, del ritual indígena del Volador, en el que desde un palo de muchos metros de altura se deslizaban los celebrantes, hasta llegar a tierra:.

En dos voladores dando gusto a su Excelencia justo avía unos indios mas quando aquestos no le dan gusto á sus Virreyes volando.

En el ayre con desgayre dieztra aquella pobre grey dava gusto con donayre, que en servicio de su Rey, parece anda por el ayre Ramírez Santibáñez, , fol.

Después siguen las consabidas manifestaciones de júbilo de todos los habitantes de la ciudad, al recibir al nuevo gobernante. Se describe el desfile que en su honor organizaron algunas instituciones:.

La Real Universidad llena de sabiduría con sus insignias lucía siendo tanta variedad de lucimientos Maestría [ Cabe ahora mencionar otra festividad de gran importancia para la autoridad virreinal: el afamado Paseo del Pendón que se celebraba en el día de san Hipólito, en conmemoración de la rendición de Cuauhtémoc ante los españoles.

Se sacaba en procesión al estandarte que Cortés llevó al someter a la ciudad de México-Tenochtitlan. Simbolizaba, nada menos, que el nacimiento de la Nueva España y de las instituciones legales, culturales y religiosas en tierra firme americana.

Es de nuevo la ágil pluma de Gemelli Carreri la que nos da una puntual narración de esta fiesta:. En la tarde se comenzó la solemnidad del Pendón, que es la mayor que se hace en México, en memoria de la conquista de la ciudad, terminada el día de san Hipólito.

Juntos todos los regidores, los alcaldes ordinarios, el corregidor y otros caballeros invitados por el ayuntamiento, tomaron el pendón o estandarte con que Cortés conquistó a México, y fueron al palacio del virrey en donde se encontraron reunidos todos los ministros, salió de allí el acompañamiento en este orden; precedían dos atabaleros sobre asnos, bestias muy estimadas en América; seguían tres trompeteros, doce alguaciles a caballo, y los dos maceros del ayuntamiento; después los caballeros, los regidores, los alcaldes y el corregidor, y al último los ministros del tribunal de cuentas, los de la sala del crimen, y los de la real audiencia, entre los cuales llevaba el pendón un regidor Gemelli Carreri, , p.

En la relación del viajero italiano podemos confirmar la solemnidad, la importancia y el carácter institucional y gubernamental que tuvo esta gran celebración durante el virreinato. Las llamadas máscaras o mascaradas fueron unas de las representaciones más gustadas por los novohispanos.

De entre los regocijos populares son las que mejor encarnan el gusto por la teatralidad, por el mundo como escenario del tiempo, en el cual cada quien representa el rol para el que es convocado.

Lo más significativo de estas celebraciones era, precisamente, el hecho de representar breves argumentos con máscaras que, simbólicamente, encubrían el propio rostro y mostraban la cara del estereotipo representado:.

Las Mascaradas consistían en comparsas de estudiantes, de gremios, de artesanos ó de caballeros nobles y ricos que salían disfrazados con trajes que representaban personajes históricos, mitológicos, bíblicos, dioses de las religiones primitivas ó que simbolizaban las virtudes como la fe, la Esperanza, la Caridad; los dones como la Sabiduría, la Ciencia, el Entendimiento; los vicios como la Soberbia, la Gula, la Ira.

Había otras que exhibían a personajes populares o arquetipos de comportamiento, y que tenían una finalidad burlesca y satírica. Estos espectáculos dramáticos eran representados tanto por las autoridades religiosas como por las civiles. El diarista Robles es de nuevo fuente invaluable para reseñar una máscara que incluye las dos modalidades, la seria y la burlesca, celebrada el 9 de mayo de Máscara curiosa : Dicho día salió de la casa del duende D.

Fernando Valenzuela, una máscara seria en nombre de la real Universidad por el casamiento del rey; y salieron de ella muchas personas a caballo, unas en formas de diversos animales, como son águilas, leones, y otras en el traje de las naciones, como son: turcos, indios y españoles, y personas al revés, con los pies para arriba y la cabeza para abajo, con sus hachos en las manos, y corrieron delante del balcón de Palacio todos y se acabó después de las once de la noche Robles, , vol.

Los primeros personajes pueden referirse a pasajes o emblemas de los evangelistas. Salió otra máscara con representación del mundo al revés, los hombres vestidos de mujeres; ellos con abanicos y ellas con pistolas; ellos con ruecas y ellas con espadas Es manifiesto el gusto por la inversión grotesca e ilusoria de los papeles que en la realidad desempeña cada uno de los sexos.

La máscara faceta era sin duda alguna una diversión que imprimía en el espectador una pasajera e ilusoria impresión de que era posible subvertir las rígidas estructuras sociales y morales del orden establecido, aunque fuera en el tiempo y en el espacio efímeros de una puesta en escena jocosa.

La catarsis experimentada por los asistentes despertaba en ellos un regocijo que los liberaba —aunque fuera momentáneamente—, de la inflexible jerarquía de la realidad.

En las infaustas ocasiones en que fallecía un miembro de la realeza española, los habitantes de la Nueva España se solidarizaban con la metrópoli en el sentimiento doloroso y montaban unos impresionantes túmulos en honor del regio personaje desaparecido. Como ejemplos de estos sucesos tenemos la muerte del príncipe Baltasar Carlos, en , y del rey Felipe iv , en En el primer suceso son elocuentes las palabras del anónimo cronista cuando asevera:.

que como en todo tiempo [la ciudad de México] ha sido tan amante de sus Reyes á pulsado siempre igual [ Una de las ceremonias más solemnes es el pésame que se da al virrey como representante del monarca.

En ésta, con gran solemnidad y pesar, participan los máximos representantes de las altas capas del gobierno y la nobleza: el más antiguo regidor, oidor e inquisidor, así como los cabildos civil y eclesiástico.

Se erigió un túmulo y la multitud que acudió a admirarlo, era tan numerosa que fue necesario construir un palenque para contenerla. fueron colocándose las insignias en el Túmulo, la Corona sobre la Urna, en dos, en dos almoadas [ sic ] de brocado, al pie de ella abría la mano un León dorado La simbología de la realeza no puede faltar en estos signos que la exaltan e imprimen en el espectador la sensación de que la monarquía está instaurada por la Divinidad.

En el Túmulo aparecen los regios antecesores del joven muerto a los diecisiete años y los elementos naturales, llorando por la muerte del príncipe.

Citamos una hermosa octava que nos revive esta ocasión:. El Agua soy, y llórome sin ojos Quando mares de lágrimas me anegan; Oy Baltasar tus resplandores rojos A mucha noche lóbrega se entriegan.

Rebiento por llorar tantos despojos Que al rigor de la hoz floridos llegan, Agua sobra, ojos faltan, o pesares; Que falten ojos donde sobran mares Anónimo, Real mausoleo , fols. Tanto o más suntuosa es la pira fúnebre que se erige para conmemorar el deceso de Felipe iv , ocurrido en septiembre de La lamentable noticia llega a la capital del virreinato meses después y, como ocurre en estas ocasiones, los cabildos y el Tribunal de la Fe organizan la construcción de sendos túmulos.

Nos referiremos aquí al monumento que erigió la Inquisición. Como dato interesante, diremos que uno de los autores fue el jesuita Antonio Núñez de Miranda , confesor de sor Juana, quien era calificador del Santo Oficio.

La universalidad de la monarquía española se asienta por los autores Núñez y Francisco de Uribe, cuando manifiestan, de manera idealizada:. Quédese a juicio, y aplicación del curioso léctor, la distribucion acomoda de todos los Estados, Naciones y Gentes, que lloraron a nuestro difunto Monarcha; desde el Frances mas afrontado hasta el mas Bárbaro Indio: y la union lastimera de gemidos, con que sus basallos todos le lloraron en realidad de verdad a una voz: como le emos ponderado en las cartas de España, y vemos practicado en el universal sentimiento de México.

Como sucede en los arcos triunfales, también en los túmulos funerarios se elige a un personaje de la Antigüedad clásica para equiparar la grandeza del difunto con la del mítico protagonista. En esta ocasión el personaje seleccionado por los escritores es el legendario rey romano, Numa Pompilio, cuarto de la dinastía, lo cual facilita las analogías históricas y literarias, pues el monarca español era también el cuarto de los Felipes.

En cada uno de los lienzos de la construcción aparecen similitudes entre los dos protagonistas. Ambos como defensores del culto religioso, de la Virgen María en el caso de Felipe y de la diosa Diana en el de Numa; los dos como paladines de la fe en sus respectivos tiempos históricos, resaltando, naturalmente al monarca católico sobre el gentil.

Ejemplo de lo expuesto es el combate incesante que por defender la ortodoxia católica libró:. De España echando, si à su costa misma. La infestada Morisma.

En si aquestos primores nuestro Numa, PHILIPPO QUARTO, con ventajas suma Mas pio, aun con sus mismos agresores Urive y Núñez, , fol. Al seguir el mismo modelo temático de composición que en el túmulo dedicado a Baltasar Carlos se establecen las semejanzas, en este caso de los sucesos históricos relevantes, vividos por los antecesores del monarca.

Así, aparecen Carlos v , Felipe ii , y Felipe iii , dotando a su sucesor de sus cualidades: valentía, prudencia y piedad, respectivamente Urive y Núñez, , fol. Al describir los festejos, los autores refieren de una manera vivaz lo siguiente:.

Miércoles 25 de agosto, tan deseado del nobelero Pueblo, para su vulgar divertimiento: quanto esperado de la religiosa República, para admirar, y respetar las acordadas disposiciones, y ajustadas demostraciones del Santo Tribunal. A las doze del medio dìa, empeçó con sus Magestuosos [ sic ] redobles el Real Convento de Santo Domingo, y fue, como hazer señal à todas las demás Yglesias, Conventos y Parrochias, que en conspirados golpes, y bien correspondidos clamores, hizieron ecco a sus dolorosas vozes y llenaron toda la Ciudad de estruendoso sentimiento Esta apreciación es común, como ya hemos visto, en los criollos ilustrados, quienes forman parte de la clase privilegiada.

Antonio de Robles, Diario de sucesos notables , ed. de Antonio Castro Leal, México, D. Octavio Paz, Sor Juana Inés de la Cruz o Las trampas de la fe , México, D. Roberto Moreno de los Arcos, pról. registro: Biblioteca Nacional de México G M Universidad Nacional Autónoma de México, Biblioteca Central PQ P37 Universidad Nacional Autónoma de México, Biblioteca Rubén Bonifaz Nuño Instituto de Investigaciones Filológicas PQ P37 Universidad Nacional Autónoma de México, Biblioteca Samuel Ramos Facultad de Filosofía y Letras PQ P37 Universidad Veracruzana, Unidad de Servicios Bibliotecarios y de Información USBI Xalapa PQ A Arcos triunfales, Certámenes poéticos, Diego de Ribera, Miguel de Perea Quintanilla, Siglo XVII, Virreinato de la Nueva España.

Siglo XVII Nueva España. Barroco Literatura novohispana. Crítica textual Edición, Crítica; Edición, Modernizada. Créditos Contacto. Tipo de documento: Monografía.

Solemnes fiestas que a la canonización del místico doctor san Juan de la Cruz celebró la provincia de San Alberto de los carmelitas descalzos de esta Nueva España, México, José Bernardo Hogal, Según José María Vigil Poetisas mexicanas, México, Oficina Tipográfica de la Secretaría de Fomento, , p.

Enciclopedia de la Literatura en México. Toggle navigation. Certámenes a la canonización de San Juan de la Cruz.

Las máximas autoridades: los cabildos Tiunfales y Triinfales, el virrey, el arzobispo, la Certámenes Triunfales, la Universidad y las distintas corporaciones hacían acto Mejores Momentos de Juegos presencia para imprimir en el pueblo la imagen de una sociedad regida por Cretámenes orden establecido Certámenes Triunfales Dios mismo. En esta vívida narración resalta la simulada incapacidad Triknfales Números afortunados para sorteos Tfiunfales relatar la grandeza de la realidad que se impone sobre las palabras no sólo de él sino de cualquier otro escritor. La Enciclopedia de la literatura en México no se hace responsable de los contenidos y puntos de vista vertidos en ella. Octavio Paz describe el de sor Juana de la manera siguiente:. Como ejemplos de estos sucesos tenemos la muerte del príncipe Baltasar Carlos, eny del rey Felipe iven Es importante destacar que, como muchas otras relaciones de fiestas, el valor de estos textos no es sólo literario, religioso o histórico, sino que también son escritos invaluables para los historiadores del arte.

Video

Esta canción te hará sentir poderosa 🔥

By Vugul

Related Post

0 thoughts on “Certámenes Triunfales”

Добавить комментарий

Ваш e-mail не будет опубликован. Обязательные поля помечены *